¿HAS PERDIDO TUS DETALLES?

lunes, 15 noviembre 2021 / Publicado en Noticias

Por: Walter Steven Villabon Trujillo

Un pequeño resumen

El viernes 29 de octubre se dio por terminado la 16° versión del Festival de Cine Cinexcusa, que este año tuvo como tema central “ambiente y sostenibilidad”. Los 27 invitados que formaron parte del Festival este año fueron personas con proyectos cercanos al medio ambiente, al cine, a la historia, el feminismo, las causas sociales, ganadería, periodismo entre otros.

Esta vez las funciones no solamente se dieron en la Universidad Surcolombiana, que era la ubicación principal de las funciones. Hubo proyecciones en el restaurado Teatro Pigoanza, un sitio con mucho pasado y amado por la población Neivana, sino que también, hubo presencia en 10 colegios de primaria y secundaria de las 10 comunas de la ciudad, entre ellos estaban: La Institución Educativa Rojas Trujillo, La Normal, María Cristina Arango, Ceinar e INEM. Cine gratuito, público y diverso. Por una semana los habitantes de la ciudad de Neiva tenían la agenda ocupada con el Festival.

Este año no solamente fue distinto por las locaciones en las que se presentó el Cinexcusa y el reto de hacer proyecciones presenciales con conversatorios virtuales. Por primera vez su evento de cierre fue un concierto de dos proyectos musicales locales, “Pechan Project” y “Felipe y los planetas”, contando con la participación de más de 300 personas.

Hoy podemos decir que el Cinexcusa sigue siendo un festival diverso, gratuito y cultural, que abre las puertas a nuevas personas e impulsa los sueños de la gente.

Pequeños pasos para un gran comienzo

El Cinexcusa no siempre fue el Cinexcusa, todo esto comenzó en el 2004, con el sueño de 4 estudiantes de la Universidad Surcolombiana en un sitio reconocido del Alma Mater. En ese momento se juntaron Luis Manrique, Hernando Flórez , Héctor Martinez y Ramiro Méndez, que compartían las ganas de crear cosas, de hacer en ese momento su primera película. Así fue cuando empezaron tareas; escribieron el guion, armaron la estructura, se reunían periódicamente, buscaron personas que les pudiesen ayudar, utilería y el resto de las cosas necesarias para comenzar a grabar. Pero esto se frenó en el momento en que este grupo de estudiantes se dio cuenta de que no sabían nada de cine y que debían aprender mucho más antes de intentar aventurarse. Así que consumieron cine, alquilaban películas y cuando menos se dieron cuenta, en 40 días habían visto más de 100 producciones. Después de eso, supieron que tenían un amplio repertorio de películas, algo debían hacer con eso.

El Cine-Club Imagen

En el 2005 estos 4 estudiantes tomaron la decisión de crear el cine club “Imagen”, pero este iba a ser distinto a los cines club de la Universidad en ese momento. El espacio de proyección de los otros era en “Las Agoras”, a diferencia de “Imagen” que proyectaba desde un salón de clases. Se buscaba de esta manera poder tener una experiencia lo más cercana a una sala de cine. En la primera proyección tuvieron más de cuarenta asistentes, todo un récord para los cineclubes universitarios del momento. Tras un semestre de proyecciones y al ver que el público crecía, decidieron hacer su primer evento, toda una semana de cine que bautizaron: “Semana Starwariana”. En ella analizaron las 2 primeras trilogías de esta saga y al igual que el Cinexcusa hoy, llevaron invitados a los espacios, para analizar las producciones bajo distintos focos, lo económico, cultural, político, hasta lo sonoro. Así comenzó el Cinexcusa, con pequeños espacios en los que participaban poco más de 40 personas, con miniciclos en distintas temáticas y en los salones de clases.

El gen del Cinexcusa

Contar historias ha sido unos de los principales objetivos del Cinexcusa y por 16 años seguidos es lo que se ha hecho, pero ¿quiénes han sido estos relatores? Comienzan por todos los patrocinadores que confiaron en un primer momento en el Cinexcusa sin niguna condición, permitiéndole al Festival mantener autonomía en todas sus proyecciones y decisiones, por ello es importante mencionar este apoyo. Por otro lado, el público del Cinexcusa, quienes se han apropiado por años del Festival, que incluso cuando no es octubre usan sus camisas, sus botones, sus manillas, sus gorras; que después del San Pedro a mitad de año, el Cinexcusa es unos de los eventos culturales más grandes que se mencionan en la ciudad y que siempre la gente comparte lo mucho que esperan esta época del año. Se nota que el Cinexcusa le pertenece a Neiva, porque nació en ella y nació en su universidad pública.

El Cinexcusa no es un festival de alfombra roja, no es un festival elitista. No se buscó que fuese como un Cannes o Venecia, pero tampoco se busca ser un espacio solo local. Este encuentro siempre ha tenido algo que le caracteriza del resto y son sus invitados, las personas de las regiones que se han traído y han contado sus historias en primera persona. Por el Festival han pasado campesinos, monjas, trabajadoras sexuales, víctimas del conflicto armado, gente que lidera y ha liderado procesos y luchas sociales. También académicos, cineastas, ganadores de distinguidos premios. El público no solo ha escuchado historias a través de las producciones, han recibido historias humanas desde las experiencias de todos los invitados, logrando que el Festival de Cine de Neiva Cinexcusa lleve contando historias durante 16 años y acercándose cada vez más a las personas.

El año de la Pandemia

Unas de las palabras que más sonaron durante la pandemia a consecuencia de la Covid-19 fue “repensarse” y fue ese proceso en donde todas las personas decidieron adaptarse al encierro, a la virtualidad, a su nuevo estilo de vida, porque de lo contrario no hubiesen podido lidiar con todo lo que trajo el Coronavirus. El Cinexcusa no fue la excepción, al ser un evento normalmente con público e invitados presenciales y el haber tenido un año de solo virtualidad, el Festival tuvo el enorme reto de adaptarse también y rehusarse a ausentarse por primera vez. Esto llevó a implementar estrategias digitales, la interacción, las redes sociales, el meme, herramientas que permitiesen acercar más a la comunidad con el encuentro y su desarrollo, esto fue un éxito, el crecimiento del ecosistema digital del Cinexcusa fue muy evidente. La virtualidad le abrió las puertas a invitados de talla internacional y nacional que quizá no contaban con el tiempo para viajar a Neiva. Así fue posible tener como invitados en esta 16° edición a escritores como Elena Poniatowska y Martín Caparros, y a cineastas como Icíar Bollaín e Isabel Coixet. El Cinexcusa pudo “repensarse” y “readaptarse”.

Aún no se conoce la temática del próximo año, pero algo sí es seguro, cada año es distinto al otro y la espera siempre valdrá la pena porque el Festival seguirá creciendo y cambiando.

sábado, 30 octubre 2021 / Publicado en Noticias

Por: Walter Steven Villabon Trujillo

Acaba la versión 16 del mejor Festival de Cine de la Región y el último conversatorio es sobre Ñamérica, el último libro de unos de los más grandes escritores de habla hispana, Martín Caparrós y el co-director del Cinexcusa, Hernando Flórez.

Esta charla no solo fue emotiva por ser la charla de cierre, sino también, por toda la trayectoria de Caparrós por América Latina y todo lo que ha escrito sobre la región.

Durante la charla fue evidente el deseo de que ese encuentro hubiese sido presencial en la ciudad de Neiva y deja abierta la posibilidad de seguir trayendo invitados de talla nacional e internacional, evidenciando una vez más lo mágico, importante, prestigioso e increíble del Cinexcusa.

El paso de la historia, la violencia y la desigualdad

Según Martín Caparrós, Latinoamérica ha cambiado en distintos aspectos, uno de ellos es la visión y noción de los distintos momentos de la región en la literatura y en cómo hasta hace 50 años la mitad de los habitantes vivían en las zonas rurales, y en la actualidad el 80% vive en las ciudades. La desigualdad es unas de las formas de violencia que existe, incluso en grupos de personas con sensibilidad social de izquierda que luego decían: “María tráigame un café, y María comprendía que ese era su rol”. Existe un rol del que manda y el que obedece. En Latinoamérica hay una gran cantidad de personas que la pasan mal y muy pocas que viven bien.

Las nociones que se mostraron durante este conversatorio también giraron en torno a Colombia, a las crónicas que Caparrós hizo sobre las guerrillas, las menciones del narcotráfico y la violencia. El control de los medios y la privatización del conflicto, uno en el que el Estado ya no era el único que provocaba violencias, sino que también las empresas privadas.

Aún queda mucho por contar y visibilizar. Desde el Cinexcusa se ha buscado siempre poder contar todas las historias posibles, la temática de este año fue ambiente y sostenibilidad. La invitación a todas las personas es seguir creciendo con nosotros, seguir compartiendo y que nos esperen para la edición 17 del Festival.

 

sábado, 30 octubre 2021 / Publicado en Noticias

Por: Walter Steven Villabon Trujillo

La música no puede faltar en nuestras vidas, ni la gente que la compone, y en el Cinexcusa eso está más que claro. Por eso su evento de cierre fue un concierto y uno de los últimos invitados de esta edición del Festival fue el cantante y compositor Edson Velandia. Su trabajo se caracteriza por explorar distintas áreas de lo popular, lo campesino y la tierra. Es un ejercicio de composición que junto con el lenguaje se conecta con las causas sociales.

Velandia es artista de Piedecuesta, Santander y “cronista de su vida, de lo que le pasa a otras personas, un artista comprometido con su ser”, comparte su entrevistador Juan Guillermo Soto, reconocido en la escena artística neivana como “Pechan Project”.

Y en medio de una charla llena de reflexiones, lucha política y composición musical compartimos algunas de las frases que surgieron:

  • “Lo que tú tienes como persona es el arte, es la forma más efectiva de transmitir una idea, de entendernos, de dejar memoria”.

 

  • “Lo que me interesa es la mente nuestra, nuestra forma de estar acá, de ver el mundo, de sentirlo, que no es otra cosa que la poesía también”.

 

  • “El arte por ser arte no siempre es bueno, depende cómo se use”.

 

  • “Nunca había hecho canciones para que la gente cantara en coro, eran canciones donde me expresaba”.

 

  • “Yo le sirvo al proceso comunitario y a la comunidad. Yo trato de ser una persona útil”.

 

  • “Lo malo no son las canciones panfletarias o la música comercial, lo malo es que quede feo”.

 

  • “A mí no me interesa reivindicar el lenguaje, porque el lenguaje no lo necesita. El lenguaje está ahí. Lo usamos y así cantamos, cantamos como hablamos y cantamos en la forma en la que nos entendemos”.

 

  • “Estamos aquí, somos esto, somos parte de un ecosistema y compartimos ese ecosistema con otros seres, seres humanos, animales, el agua, la tierra misma y eso puede ser una cosa hermosa o puede ser un desastre”.

sábado, 30 octubre 2021 / Publicado en Noticias

Por: Walter Steven Villabon Trujillo

En el último día del Cinexcusa, en su versión número 16, unas de sus invitadas es la gran cineasta y actriz Iciar Bollain, entrevistada por Winston Manrique, Director de WMagazín. Y en medio de toda la alegría por otro año de Cinexcusa recordaron toda la trayectoria de Bollaín, comenzando su faceta de actriz desde los 15 años y toda su filmografía como: Flores de otro mundo, Te doy mis ojos, Mataharis, También la lluvia, Katmandu, En tierra extraña, El olivo, Yuli, La boda de rosa, Maixabel.

Durante este diálogo, y la tarde de viernes comenzando, una de las conclusiones a las que se llegaba era que el trabajo de la experimentada Icíar era que con sus personajes nos recordaba que solo se puede avanzar con el apoyo de otros, “cuando me he metido en las distintas historias te das cuenta de que la gente sale de situaciones muy complicadas por el apoyo de alguien”.

Necesitamos el colectivo

La conversación entre ambos protagonistas del encuentro los llevaba a navegar en uno de los dilemas presentes en las producciones de Icíar, “la gente que se apoya durante las crisis”. Entre tanto veían pequeños fragmentos de Te doy mis ojos, La lluvia y Maixabel, analizando los constantes problemas de violencia con los cuales tenían que lidiar y hacían un paralelo con la realidad, agregando la ventaja que ofrecía el cine y una de sus funciones: educarnos a todos. “Esa es una función que las películas pueden llegar a tener, que uno sueña, que ojalá la película se pueda volver, ojalá, un instrumento”, dijo Icíar.

El mañana

Algo en lo que se ha avanzado con los problemas de violencia que se visibilizan, según la cineasta, es que “antes era un problema del ámbito privado y ahora es del ámbito público”, pero a la vez preocupa el lenguaje cinematográfico que se ha dado con las series cuando se alarga el tema, se buscan nuevas formas de contar las historias y de girar la trama en cada episodio. Pese a esto, se considera que las salas de cine, por ejemplo, no se acabarán, “yo no creo que las salas de cine se acaben, la sala oscura tiene un componente catártico. La gente llora en el cine, y cuando se prenden las luces y se ve al resto de personas, hay como una comunión”, finalizó Iciar.

SUBIR